Dispositivos Móviles

Los wearables se afianzan en el mercado, pero el ritmo es lento

Los wearables se afianzan en el mercado, pero el ritmo es lento

A pesar del desconocimiento del gran público sobre la utilidad de los dispositivos, los wearables crecen en el mercado de forma clara.

Es hora de tomarse en serio los smartwatches y el resto de wearables. Es importante destacar que, aunque los relojes inteligentes sean una parte muy importante en el mercado completo de dispositivos corporales, en el futuro los dispositivos corporales serán variados e irán mucho más allá de nuestras muñecas y oídos.

La penetración varía mucho de mercado a mercado.

La penetración varía mucho de mercado a mercado.

Viendo los datos históricos de Reino Unido y Estados Unidos, la evolución es clara.

Viendo los datos históricos de Reino Unido y Estados Unidos, la evolución es clara. El periodo navideño de 2015 ha sido clave.

En Europa los smartwatches son predominantes. En Estados Unidos, las pulseras de medición.

En Europa los smartwatches son predominantes. En Estados Unidos, las pulseras de medición.

Kantar lleva varios trimestres midiendo el impacto y aceptación de la sociedad de esta nueva categoría de tecnología de consumo, y los resultados demuestran que se afianzan en el mercado, pero a un ritmo lento. Similar al de cualquier tecnología de consumo, que antes de explotar pasa por una época de desconocimiento.

Como nos explicaba Rick Osterloh en febrero: “esperábamos que la adopción fuera mucho más rápida de lo que está siendo (…) incluso con Apple dentro del mercado actuando de impulsor de la categoría”. El anterior CEO de Motorola, compañía que apostó muy fuerte por los smartwatches desde el inicio, demostraba cierta decepción ante la realidad del mercado.

El gran público sigue sin saber qué hacer

Fitbit Charge Destacado

A finales del año pasado, las investigaciones de Kantar demostraban que el público general no tiene mucha idea de qué hacen los dispositivos. Un 52% de los estadounidenses no conseguía explicar qué eran o para qué servían. Preocupante sobre todo porque quizá sea el país más sometido a anuncios constantes de Apple Watch, Fitbit y Samsung Gear, los tres principales contendientes.

Las compañías no están sabiendo muy bien trasladar al público para qué sirven realmente los relojes inteligentes y dispositivos corporales en general. Nadie compra lo que no conoce. Esta labor de educación y evangelismo es necesaria en la parte inicial de una nueva categoría. Las principales quejas de los entrevistados que conocen las plataformas pero habían decidido no comprar pasan por no ver la necesidad de hacerlo, precio o que no querían llevar un reloj en la muñeca. El problema del precio se puede solucionar en el Apple Watch y otros dispositivos, moviendo la monetización hacia las correas. Pero hay un tope mínimo que se ve difícil de romper.

Powered by WPeMatico