Software y Apps

Vídeo interactivo: bienvenidos a la revolución audiovisual – presentado por @playfilm_TV

Vídeo interactivo: bienvenidos a la revolución audiovisual

El vídeo es el rey de Internet. Cientos de ellos se visualizan a diario desde teléfonos, tablets, computadoras y televisores inteligentes. En los inicios, tenías que descargarlos para verlos en tu dispositivo. Luego llegaron YouTube y similares, como Vimeo, Dailymotion o Vine, que permiten ver vídeos online, y lo que es mejor, subir tus propias videocreaciones sin apenas esfuerzo. Incluso puedes retransmitir en directo tus experiencias con Periscope o Livestream de Facebook.

¿Cuál es el siguiente paso en esta evolución? Hasta ahora, la única manera de interactuar con los vídeos era el clásico pausar, rebobinar y reproducir. Como mucho, el autor podía incluir un enlace a su página o a otros vídeos. Pero, ¿y si pudiéramos movernos dentro del vídeo como si estuviéramos ahí? Es algo que por ahora está solo disponible en el videojuego, pero no en el vídeo tradicional. De ahí que el vídeo interactivo suponga un paso adelante. De ser meros espectadores nos convertimos en parte del vídeo que estamos viendo.

Mientras que en el vídeo clásico ves lo que ocurre, en el vídeo interactivo tú decides cómo se desarrolla la acción. Las posibilidades son múltiples. De público a realizador, eliges qué plano te interesa y en qué parte de la historia te quieres centrar. Esto significa que si ves el vídeo varias veces, cambiando tus decisiones obtendrás experiencias distintas.

La interacción no termina ahí. Además de cambiar la experiencia de visionado en tiempo real, el vídeo interactivo también cambia la manera de interactuar entre el espectador y el autor del vídeo e integra acciones que antes estaban fuera del vídeo, como contactar con el autor, participar en un concurso, obtener más información de un elemento del vídeo o incluso comprar una entrada, en el caso de un tráiler.

Formatos de vídeo interactivo

Las posibilidades que ofrece este tipo de vídeo están basadas en los diferentes formatos disponibles. Desde el punto de vista del autor del vídeo, depende de la relación a establecer con el espectador y qué quiere transmitir.

Centrándonos en lo que muestra el vídeo, hay varias opciones disponibles, como añadir botones que permiten cambiar el desarrollo de una historia, configurar elementos para que puedas arrastrarlos por la pantalla e interactúen con el resto, cambiar el punto de vista de la cámara para centrarte en un aspecto de la acción que te interese.

En cuanto a la interacción más allá del vídeo, es posible activar un elemento del vídeo para que al pulsar encima puedas, por ejemplo, comprar un producto o reservar una entrada de cine. El vídeo interactivo también permite añadir ventanas emergentes con información relacionada e incluso elementos como tests con resultados en tiempo real. Incluso puedes convertir un vídeo en un juego de click’n’play.

Ejemplos de vídeo interactivo

Sons of Gallipoli, un documental interactivo sobre la cruel batalla de la Primera Guerra Mundial.

Sons of Gallipoli, un documental interactivo sobre la cruel batalla de la Primera Guerra Mundial.

Para dar a conocer la serie El Caso, RTVE creó este juego interactivo.

Para dar a conocer la serie El Caso, RTVE creó este juego interactivo.

Videoclip interactivo dónde tú eliges la historia.

Videoclip interactivo dónde tú eliges la historia.

Cortometraje interactivo. Una experiencia inmersiva con tablet y auriculares.

Cortometraje interactivo. Una experiencia inmersiva con tablet y auriculares.

Publicidad interactiva al ritmo de la banda británica The Futureheads.

Publicidad interactiva al ritmo de la banda británica The Futureheads.

Vídeo de la firma Ted Baker donde puedes comprar los modelos y complementos que se muestran.

Vídeo de la firma Ted Baker donde puedes comprar los modelos y complementos que se muestran.

Como has podido comprobar, las posibilidades que ofrece el vídeo interactivo son prácticamente infinitas. Todo depende del autor del mismo, pero como acabamos de ver, ya hay ejemplos muy originales que marcan la diferencia entre un vídeo clásico y una experiencia audiovisual nunca vista. La tecnología lo permite e implementarla es cada vez más fácil, con herramientas como PlayFilm.

En definitiva, con el vídeo interactivo se acabó ver vídeos como sujetos pasivos. Ahora tú decides el rumbo de una historia y si quieres obtener más información o tomar parte en el vídeo, puedes hacerlo pulsando encima directamente en la pantalla.

Powered by WPeMatico